Esperanza Parte 2

por Juan Marcos Gomez en December 03, 2020

Entonces un retoño brotará del tronco de Isaí,

Y un vástago dará fruto de sus raíces.
Y reposará sobre Él el Espíritu del Señor,
Espíritu de sabiduría y de inteligencia,
Espíritu de consejo y de poder,
Espíritu de conocimiento y de temor del Señor.
Él se deleitará en el temor del Señor,
Y no juzgará por lo que vean Sus ojos,
Ni sentenciará por lo que oigan Sus oídos;
Sino que juzgará al pobre con justicia,
Y fallará con equidad por los afligidos de la tierra.
Herirá la tierra con la vara de Su boca,
Y con el soplo de Sus labios matará al impío.
La justicia será ceñidor de Sus lomos,
Y la fidelidad ceñidor de Su cintura.

El lobo morará con el cordero,
Y el leopardo se echará con el cabrito.
El becerro, el leoncillo y el animal doméstico[a] andarán juntos[b],
Y un niño los conducirá.
La vaca con la osa pastará,
Sus crías se echarán juntas,
Y el león, como el buey, comerá paja.
El niño de pecho jugará junto a la cueva de la cobra,
Y el niño destetado extenderá su mano sobre la guarida de la víbora.
No dañarán ni destruirán en todo Mi santo monte,
Porque la tierra estará llena del conocimiento del Señor
Como las aguas cubren el mar.

10 Acontecerá en aquel día
Que las naciones acudirán a la raíz de Isaí,
Que estará puesta como señal[c] para los pueblos,
Y será gloriosa[d] Su morada[e].

                                                                                                            —Isaías 11:1-10

Hoy continuamos por ese recorrido que va de la gratitud a la adoración y que comenzamos esta semana. Un recorrido que aunque estamos haciendo juntos, la invitación es a que continúes considerando los pasajes correspondientes y profundizando por tu cuenta en ellos. ¡No hay como la bendición de experimentar en una forma personal lo que nuestro buen Padre Celestial ha preparado para nuestro tiempo de comunión con El!

Empezamos ya esta semana considerando la realidad de la obra de Dios en nuestras vidas, que no estamos solos pero que también hay otros miembros de la familia que van a nuestro lado, y consideramos que hay realidades futuras de la provisión de Dios que tienen grandes implicaciones para nosotros hoy. Éstas nos dan un sentido de esperanza en medio de la incertidumbre del presente porque sabemos que Dios está restaurando todas las cosas. 

Ahora, nosotros también estamos en un proceso de restauración a lo largo de nuestra vida. Es una restauración no solo de nuestra relación con Dios, pero de nuestra vida y hasta que El forme el carácter de Cristo en nosotros. Es de ánimo saber que es una obra con la que El está comprometido a terminar y hasta que acabe de hacer algo bello de nuestra vida y de propósito para Sus planes redentores en la humanidad. 

“estando persuadido de esto, que el que comenzó en vosotros la buena obra, la perfeccionará hasta el día de Jesucristo;” ‭‭Filipenses‬ ‭1:6‬ ‭RVR1960‬‬

Fuimos creados por Dios y para Dios, y nuestra alma no encuentra descanso, dijo San Agustín, hasta que no lo encuentra en El. Somos adoradores por diseño y ya sea Dios o cualquier otra cosa ocupará su lugar en nuestro corazón. El problema del hombre es en realidad un problema de adoración, de poner nuestra esperanza, afectos y devoción en otra cosa o persona que no es Dios. Es adoración distorsionada, son afectos desordenados y una lucha de amores. 

Sin embargo la solución para nuestro problema de adoración solo se encuentra en la restauración de la adoración. No a cosas creadas que captan nuestra atención y devoción, pero a nuestro Creador y Quien sí merece nuestra adoración. Es solo al rendirnos a esta verdad que encontramos la verdadera libertad en el presente y un anticipo de Su obra completa en el futuro.

Es a la adoración a lo que apunta este pasaje cuando habla del “temor de Dios”. No es un miedo a las consecuencias o un respeto ante una autoridad o Persona infinitamente mas grande que nosotros. El temor de Dios se refiere a la adoración, al “lugar” y al “peso” que le damos a Dios en nuestra vida. 

Es ese deleite en la “sabiduría e inteligencia”, en el “consejo y poder”, y en el “conocimiento” (vs. 2) perfecto de Dios y que todos anhelamos se vea reflejado en la humanidad en justicia para el pobre, equidad para el afligido y sanidad para el quebrantado. 

Es en la persona de Jesús y en nuestra respuesta de adoración a Su obra y ante estas verdades del carácter de Dios, que esta esperanza produce también en nosotros una gracia para involucrarnos en el establecimiento de Su reino, Un reino que comenzó con la venida del Mesías en la Navidad. Esta obra de reconciliación con Dios, nos da no solo la esperanza de restauración completa, pero también un llamado a ser parte de esta gloriosa obra en este mundo. 

Con la proclamación y la práctica, la declaración de las buenas nuevas y la demostración de ellas hasta que a tierra sea “llena del conocimiento del Señor como las aguas cubren el mar”, que veremos poco a poco una transformación “del caos a la armonía”, como dice la Gospel Transformation Bible, “del miedo a la  alegría”, y “de la muerte a la vida” (vs. 6-8) a la vez que trabajamos ya por la paz, la justicia, la belleza y la restauración de todas las cosas. 

«Mi alma engrandece al Señor,
47 Y mi espíritu se regocija en Dios mi Salvador.

  —Lucas1:46-47

Preguntas para considerar: 

  • Está la esperanza de restauración completa de tu propia vida en el futuro, dándote energía para involucrarte en Su obra de restauración en nuestro mundo?
  • Por qué crees que no? Qué refleja tu vida de adoración en relación a las cosas a las que le rindes tu esperanza y afectos, tu atención y tiempo? 
  • En el pasaje de Lucas 1:46-56 María re orienta su corazón a la adoración a Dios al considerar la obra de Dios en su vida y a la luz de la esperanza de realidad futura. Cómo crees que esto le ayudó y cómo nos pudiera ayudar a nosotros también?

Oración: Padre, te agradezco que esa obra de reconciliación de mi relación contigo, tiene también una dimensión de restauración de todas las áreas de mi vida comenzando con mi adoración. Gracias porque cuando mi adoración es solo para ti, es que encuentro libertad de las cosas de este mundo que muchas veces atan mi corazón. Gracias que cuando esto ocurre, crece en mi un deseo de hacer la diferencia a mi alrededor para involucrarme en Tu obra de restauración. Ayúdame a que pueda perseverar en mi peregrinar por este mundo no con demasiada carga y preocupación por el futuro, pero descansando en Tus promesas y recibiendo todo de Tu buena mano, con gratitud, obediencia y deleite; y buscando maneras de expresar Tu amor con mi prójimo en palabra y en hecho. Amén. 

Escucha el audio devocional aquí

Etiquetas: devocional, devocional diario

Pagina anterior

Choose a Home Campus

Wheaton Bible Church

27W500 North Ave, West Chicago, IL 60185

Tri-Village Church

1 East Bode Road, Streamwood, IL 60107