El Éxodo por Venir

por Catherine McNiel en May 06, 2020

De Temán viene Dios,
    del monte de Parán viene el Santo.
Su gloria cubre el cielo
    y su alabanza llena la tierra.
Su brillantez es la del relámpago;
    rayos brotan de sus manos,
    ¡tras ellos se esconde su poder!
Una plaga mortal lo precede,
    un fuego abrasador le sigue los pasos.
Se detiene, y la tierra se estremece;
    lanza una mirada, y las naciones tiemblan.
Se demoronan las antiguas montañas
    y se desploman las viejas colinas,
    pero los caminos de Dios son eternos.
He visto afligidos los campamentos de Cusán,
    y angustiadas las moradas de Madián.

¿Te enojaste, oh Señor, con los ríos?
    ¿Estuviste airado contra las corrientes?
¿Tan enfurecido estabas contra el mar
    que cabalgaste en tus caballos
    y montaste en tus carros victoriosos?
Descubriste tu arco,
    llenaste de flechas tu aljaba. Shelah.
Tus ríos surcan la tierra;
    las montañas te ven y se retuercen.
Pasan los torrentes de agua
    y ruge el abismo,
    levantando sus manos.

El sol y la luna se detienen en el cielo
    por el fulgor de tus veloces flechas,
    por el deslumbrante brillo de tu lanza.
Indignado, marchas sobre la tierra;
    lleno de ira, trillas a las naciones.
Saliste a liberar a tu pueblo,
    saliste a salvar a tu ungido.
 Aplastaste al rey de la perversa dinastía,
    ¡lo desnudaste de pies a cabeza! Shelah.
Con tu lanza les partiste la cabeza a sus guerreros,
que enfurecidos querían dispersarme,
que con placer arrogante se lanzaron contra mí,
    como quien se lanza contra un pobre indefenso.
 Pisoteaste el mar con tus corceles,
    agitando las inmensas aguas.

                        —Habacuc 3:3-15

Ayer, vimos cómo Habacuc - que vivió tanto tiempo después de Moisés tal como nosotros vivimos desde la invención del dinero de papel y el polvo de armas - llamó a Dios a actuar en el presente como había actuado en el pasado.

 Ahora, mientras su canción continúa, invoca memoria tras memoria del pasado de Israel, como un montaje dramático de película. Regrésate hacia arriba y lee atentamente este pasaje. ¿Qué ves?

 Con el imperio en camino de deportar a los exiliados a Babilonia, Habacuc llena esta canción con imágenes del Éxodo, la liberación del pueblo de Dios de la esclavitud en Egipto. Agrega imágenes del Monte Sinaí, donde Dios hizo temblar montañas con humo y sonidos, y prometió ser fiel a Su pueblo para siempre. Hay ecos de antiguos profetas como Miqueas, que llamaron a la fuerza de Dios a medida que los asirios ganaban poder.

 Habacuc pide a Dios que vuelva a hacer lo que ha hecho en el pasado y lo que prometió hacer en el futuro: detener a los líderes corruptos (nuestros y los de los demás) que sufren injusticias y sufrimientos sobre los vulnerables y salvar a Su pueblo

Cuando Dios se presenta contra el mal, el mundo entero presta atención.

“Cantaré al Señor,
 que se ha coronado de triunfo
arrojando al mar
caballos y jinetes.

“El Señor es mi fuerza Y mi cantico; Él es mi salvación. Él es mi Dios, y lo alabaré; Él es mi padre, y lo enalteceré.  Él Señor es un guerrero; su nombre es el Señor.

Tu diestra, Señor,
 reveló Su gran poder.
Tu diestra, Señor,
 despedazó al enemigo.

Fue tan grande Tu victoria
 que derribaste a tus oponentes;
diste rienda suelta a Tu ardiente ira, y fueron consumidos
como rastrojo.
Bastó un soplo de tu nariz
para que se amontonaran las   aguas.
Las olas se irguieron como murallas; ¡se inmovilizaron las aguas en el fondo del mar!

¿Quién, Señor,
 se compara entre los dioses?
¿Quién se te compara en
grandeza y santidad?
Tú, hacedor de maravillas,
nos impresionas con tus portentos.

Extendiste tu brazo derecho,
 ¡y se los tragó la tierra! Por Tu gran amor guías al pueblo que has rescatado; por Tu fuerza los llevas a Tu santa morada.

Tú los harás entrar, y los plantarás, en el monte que te pertenece; en el lugar donde Tú, Señor, habitas;
    en el santuario que Tú, Señor hiciste.

(Éxodo 15:1-3, 6-8, 11-13, 17)

Preguntas para reflexión y discusión: ¿Dónde ves los ecos de Éxodos, El Sinaí y otros lugares de la canción de Habacuc? ¿Qué significan estos recuerdos para tu situación actual y sufrimiento - así como para la derrota y el exilio que se avecinan? ¿Qué significa esto para nosotros hoy?

Pagina anterior

Choose a Home Campus

Wheaton Bible Church

27W500 North Ave, West Chicago, IL 60185

Tri-Village Church

1 East Bode Road, Streamwood, IL 60107