Codicia

por Saul Flores en April 28, 2020

Una pandemia global no es el único momento en que los oportunistas se aprovechan de los demás, pero hay personas más vulnerables en estos días y los malvados tratan de "construir su casa con ganancia injusta."

¿Ya has visto este tipo de comportamiento? Hace unos días, vi a un vecino publicar para la venta en las redes sociales dos máscaras faciales simples por $100 cada uno cuando su precio de venta normalmente es de sólo $6. Confieso que mi primer instinto no fue la oración, sino la ira. Quería avergonzar a la persona y levantarme contra la injusticia enfrentándome a la persona. Entonces me doy cuenta de que era demasiado tarde para hacer algo: bajo la publicación eran docenas de comentarios horribles y la publicación original fue pronto quitado. Al principio, consideré esto una victoria; pero no sé. Perdí la oportunidad de amar a mi prójimo y luchar contra el enemigo real:  la codicia. 

¡Ay del que se hace rico con lo ajeno y acumula prendas empeñadas!
¿Hasta cuándo seguirá con esta práctica? ¿No se levantarán de repente tus acreedores? ¿No se despertarán para sacudirte y despojarte con violencia? Son tantas las naciones que has saqueado que los pueblos que se salven te saquearán a ti; porque es mucha la sangre que has derramado, y mucha tu violencia contra este país, contra esta ciudad y sus habitantes.
 

¡Ay del que llena su casa de ganancias injustas en un intento por salvar su nido y escapar de las garras del infortunio! Son tus maquinaciones la vergüenza de tu casa: exterminaste a muchas naciones, pero causaste tu propia desgracia. Por eso hasta las piedras del muro claman, y resuenan las vigas del enmaderado.  [Habacuc 2:6-11]     

He orado por ese vecino, y oro por que ellos, en la situación actual y en el pasado, que se han aprovechado de los vulnerables para ganar para sí mismos. Veo la codicia de la gente haciéndose más ricas, trato de recordar los muchos versos de Proverbios que hablan del verdadero valor de la riqueza: 

No envidies a los malvados, ni procures su compañía; porque en su corazón traman violencia, y no hablan más que de cometer fechorías. Con sabiduría se construye la casa; con inteligencia se echan los cimientos. Con buen juicio se llenan sus cuartos de bellos y extraordinarios tesoros. [Proverbios 24:1-4]    

Miro alrededor de mi casa y veo mis tesoros peculiares y hermosos. Mi esposa, nuestros dos hijos adoptivos, nuestra salud y los recuerdos de grandes momentos al servicio de los demás. Doy gracias a Dios por su poderosa mano sobre nosotros, y ruego que ustedes puedan ver su mano también.

Preguntas para reflexión y discusión: ¿Ha habido un momento en el que usaste la codicia para beneficiarte de una situación? ¿Cómo puedes construir tu casa sobre sabiduría y comprensión?

Pagina anterior

Choose a Home Campus

Wheaton Bible Church

27W500 North Ave, West Chicago, IL 60185

Tri-Village Church

1 East Bode Road, Streamwood, IL 60107